Lunes 9 de Julio de 2018
¿IoT es una realidad en nuestro país?

Desde el 2009, el mundo de las tecnologías comenzó a hablar de Internet of Things (IoT), o Internet de las Cosas. Término acuñado por Kevin Ashton, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que explica la capacidad de articular diferentes artefactos a través de redes virtuales en provecho del ser humano.
Las expectativas al respecto fueron muchas, llegándose a pensar que esta modalidad podía cambiar el mundo; o más bien, la forma en que se hacían las cosas hasta ese momento, desde la seguridad y comodidad del hogar, hasta las grandes ciudades, la industria y la forma de hacer negocios en general. Lo que veíamos en dibujos animados como los Supersónicos, sería realidad.
Se comienza a hablar de casas, edificios y ciudades inteligentes (smartcity), capaces de regular el tráfico vehicular, asegurarnos un lugar en los estacionamientos sin pérdida de tiempo, un hogar más seguro y confortable, mejor logística en la entrega de compras, y comunicaciones más fluidas y eficientes.Se habla de un ‘ecosistema tecnológico’, donde múltiples artefactos se comunican sin la necesidad de la intervención humana.
Numerosos beneficios y oportunidades se auguran en un principio para diferentes sectores productivos, del comercio, transporte, gobierno, hogares, entre otros. Sin embargo, no todo resulta tan simple; se requiere de un programa de gobierno que permita avanzar con coherencia de acuerdo a las necesidades del país y sus ciudadanos en diferentes ámbitos, dando las posibilidades para gestionar la complejidad de los sistemas a quienes deben tomar las decisiones de llevar adelante la propuesta. Esto conlleva cuantiosas inversiones económicas, acompañadas de un cambio sustancial en la forma de hacer las cosas, y más aún de pensar.
Es en este punto donde surge la duda ¿en nuestro país, en que quedó tanta maravilla? Más allá de la gran cantidad de aplicaciones móviles, 5G, smartphones, televisores inteligentes, tabletas, y otras “entretenciones similares”, no es mucho más de lo que se puede hablar en el ámbito del hogar, al menos en el común de los mortales.
De hecho, uno de los aspectos que no se han considerado del todo tiene que ver con la educaciónpara las futuras generaciones. Educar en el buen uso de las tecnologías,si queremos sacarle partido y lograr un crecimiento con sentido y profundidad, preparando a especialistas y certificándolos en áreas claves. Tarea pendiente para las instituciones de educación y quienes se desempeñan en el área.
¿Qué están haciendo al respecto las instituciones de educación superior en Chile? Salvo dos o tres carreras nuevas que se aproximan al tema, y algunos seminarios al respecto, no es posible constatar estudios serios de I+D en el ámbito práctico.
Al parecer,IoT ha ido quedando desplazado por la contingencia del día a día. No se observa que esté contemplada en la agenda país. Esperemos que el futuro Ministerio de Ciencia y Tecnología tome cartas en el asunto antes de que sea demasiado tarde, y una vez más veamos pasar el futuro por nuestro lado.

Jorge Cornejo
Académico de la Facultad de Ingeniería, U. Central


 
  La heteroglosia en el conflicto Mapuche
  Carabineros: Modernización aquí y ahora
  Pescadores artesanales:“LA INDUSTRIA PESQUERA OLVIDA CÓMO SE GESTÓ LA LEY LONGUEIRA”
  Ministerio de Defensa confirma calidad fiscal con concesiones marítimas vigentes en favor del municipio de terreno en sector Las Salinas
  Más de 2 mil personas visitaron la Feria de Empleo del Sence efectuada en la Ciudad Jardín.
  Senador Chahuán valora inicio de proceso de licitación para estudios de Paso Las Leñas
  Panorama actual del VIH
  DEJÉMONOS AMAR “Nuestra gran asignatura pendiente, es no haber aprendido a querer, queriéndonos”.
  Prevención del VIH desde la infancia
  Internos de Los Andes buscan reinsertarse por medio de taller de cerámica
  Con “Regalo de los Deseos” gigante Municipalidad de Cabildo dio inicio a actividades de Navidad
Diario Proa Regional
Autenticamente Sanantonino
 
  border=0