Lunes 11 de Febrero de 2019
Niños que aprenden combatiendo la obesidad

Chile ha aumentado progresivamente los niveles de sobre peso y obesidad. En el año 2016, la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas(JUNAEB) encendió las alarmas al reportar que más de la mitad de los niños de nuestro país se encontrabanen rangos de sobrepeso y obesidad, es decir, un 24.2% de los menores de primer año básico tenían obesidad y un 26.9% con sobrepeso. Lo preocupante es que si sumamos ambas categorías, superan a la cantidad de alumnoscon peso normal en esta etapa escolar.

El 2018, nuevamente las cifras fueron desalentadoras para los menores de 5 años, alcanzando el temible record de poseeruna de las mayores tasas de sobrepeso en América Latina y el Caribe, superando el promedio regional de 7,3% y el mundial de 5,6%(cifras que fueron entregadas por la FAO Chile).

Hasta acá podríamos seguir pensando que son sólo cifras, una noticia más, una realidad que no me pertenece, pero veamos nuestro entorno y podremos comprobar que nuestros niños no realizan la recomendación diaria de 60 minutos de actividad física moderada. Incluso, no llegan a los 30 minutos diarios por el estilo de vida que tienen: un currículo cargado de asignaturas, sistemas sobreescolarizadosque los mantienen sentados por horas, escasos minutos de recreo con restricción de movimiento vigoroso ante posibles ‘accidentes’ que se puedan producir, poco tiempo libre y falta deespacios deportivos o recreacionales accesibles.

En este sentido, las escuelas son un escenario clave para implementar estrategias de salud pública y la actividad física en el aula. Realizar sesiones activas de 10 a 15 minutos, optimizan el rendimiento académico y muestran claras mejorías en el comportamiento de los niños en clases.

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), alertados por esta situación y entendiendo que se deben generar políticas públicas que apunten a la toma de conciencia, al cambio de hábitos hacia una vida activa saludable y a aumentar el gasto energético, me invitó a participar en la elaboración de un manual de uso compuesto por 120láminas, lasque debían explicar de manera sencilla,cómo activar a niños de primero básico y que las mismas, fueran parte de los contenidos de las asignaturas propuestas por el Ministerio de Educación.

Para poder determinar si eran eficientes, fueron probadas y medidas en 16 colegios, recogiendo las percepciones de profesores, estudiantes y ayudantes. El material final es un trabajo llamado “Inicio mis clases activamente”, el que pretende ser un apoyo a la problemática y además cumple con poder introducir los objetivos de la clase de la forma que más les gusta a los niños: jugando.

Es en ellosque debemos actuar para generar y asentar un cambio temprano de hábitos y comenzar a detener el avance de las enfermedades asociadas o‘co-morbilidades’; como diabetes tipo II, hipertensión, el hipercolesterolemia (altos niveles de colesterol en sangre), enfermedades vasculares, coronarias y el hígado graso. De nosotros depende que nuestros niños crezcan sanos.

Paola Marambio Núñez
Académica Pedagogía en Educación Física, U.Central


 
  SENTIDO DE URGENCIA Y NECESIDAD DE CAMBIO
  Rodeados de agua por potabilizar
  Reforma laboral de 40 o 41 horas semanales, ¿Cuál es el debate de fondo?
  Una caminata llena de color y batucadas conmemoró el Mes del Corazón en La Calera
  Vacuna contra VPH: Un avance en equidad de género en salud
  Cómo atacar el ruido en los espacios de trabajo
  Ejercicio todo el año y no sólo para un “verano sin polera”
  Se inician obras de restauración de la tumba de Carmelita Prat Carvajal
  Pesca artesanal: Area autorizada para acuicultura en Chile crece 50% en menos de un año
  Lo importante del Nuevo Sistema de Admisión Escolar
  Ley “Machuca”: ¿Calidad o Caridad?
Diario Proa Regional
Autenticamente Sanantonino
 
  border=0