Martes 24 de Marzo de 2020
Educación en tiempos de emergencia

La educación es un fenómeno psicosocial, por tanto, está en todos lados y no solamente en los espacios formales como la escuela.
Como fenómeno de construcción humana, tiene una intencionalidad; va hacia algún lado esperando alcanzar ciertas metas de aprendizaje. Esta intencionalidad se expresa en la Constitución, en las políticas, en la forma en que vivimos, las reglas y los códigos sociales, entre otros.
En vista de lo anterior, debemos replantear en este escenario de emergencia sanitaria la intencionalidad; replantear los acentos, los énfasis, los focos. Esto, que a muchas familias y al país nos tiene enfrentado a nuevas formas de entender en qué educar, implica tener que priorizar, ordenar y reestablecer las metas de la educación.
Hoy es vital aprender habilidades como capacidad de tolerancia a la frustración, reflexión ética y moral, capacidad de empatía, capacidad de compartir, tolerancia a la incertidumbre, el significado de la responsabilidad social, autonomía y planificación a corto plazo. Todo aquello implicado en la educación socioemocional y ciudadana.
En esta coyuntura, tal vez más importante que cumplir con el currículum y con contenidos, habría que hacer un esfuerzo -desde las autoridades- pasando por los establecimientos y llegando a las familias, de bajar el nivel de contenidos ya que los padres, madres, cuidadores no son profesores. Imaginarse que igualmente el año escolar terminará en enero o febrero del próximo año y no angustiarse por eso, sino centrar las actividades de los niños y niñas en resultados de aprendizaje que impliquen mayor autonomía, lectura con preguntas críticas, planificación del día (momentos para leer, momentos de silencio en el hogar, momentos de distracción, momentos para informarse, momentos para alimentarse, momentos para el cuidado de higiene de la casa).
En lo concreto, los niños y niñas también están sintiendo el miedo, la incertidumbre. Para ellos (as) es muy extraño no tener su rutina del colegio, estar con sus compañeros, por tanto, es importante crear hábitos orientados a generar autonomía y planificación del día dentro de un contexto de contención familiar, hacerles un horario y dentro de esto -ojalá en la medida que se pueda- también programar llamadas o encuentros grupales en línea, con amigos, parientes, compañeros con quienes también puedas hablar de su día, sus dudas, sus pensamientos, entre otros.

Ximena Rojas, psicóloga educacional y doctora en Ciencias de la Educación, U. San Sebastián


 
  NADIE ENTRA, NADIE SALE
  Coronavirus y Fe
  Hospital Juana Ross de Edwards implementa medidas para atención de pacientes por Plan de Contingencia por COVID 19
  Salud Quillota presentó inédito equipo para el control y seguimiento de pacientes en cuarentena por coronavirus
  Partió el proceso de Declaración de Renta en la región
  Ministerio de Desarrollo Social y Familia toma medidas de protección para funcionarios y residentes de Eleam
  Covid-19: Dar la vida por otro, un acto de amor
  Autismo y cuarentena ¿Cómo sobrellevar el encierro?
  COVID-19 y la urgencia del sistema carcelario
  Vivir la “cuarentena” por Covid-19 en un campamento
  Senador Lagos Weber emplaza a la banca a “ponerse de acuerdo” en medidas comunes para el aplazamiento de deudas a sus clientes.
Diario Proa Regional
Autenticamente Sanantonino
 
  border=0